ANÁLISIS DE LOS DOCUMENTOS PARA LA ASAMBLEA FEDERAL DE IZQUIERDA UNIDA

RAFAEL PLA (EUPV)

El documento “Por una IU anticapitalista, republicana, federal y alternativa, organizada como Movimiento Político y Social“, que se puede encontrar en http://otraiuesposible.org/?p=6 ha sido producto de una amplia confluencia entre diferentes sensibilidades en el seno de IU que compartimos el proyecto que en él se expresa.

Este documento consta de 6 apartados:

El apartado I hace un análisis autocrítico de la última etapa de IU, y en particular de su subalternidad al gobierno del PSOE, imprescindible para la credibilidad del llamamiento que se hace a continuación para la refundación, reconstrucción y relanzamiento de IU como movimiento político y social plural y alternativo de izquierdas.

Los apartados II e III hacen un análisis de la actual crisis mundial energético-ambiental, financiera y alimentaria en el marco del neoliberalismo y el imperialismo, del proyecto del Tratado de Lisboa (se redactó antes del referéndum irlandés) y de la crisis del capitalismo español en este marco, planteando una alternativa democrática a unos y otras con una política de alianzas de base programática.

Los apartados IV y V plantean la identidad de IU en términos programáticos

  • en un sentido anticapitalista hacia el socialismo del siglo XXI desde la solidaridad internacional y desde la centralidad del mundo del trabajo, defendiendo la sustitución del “libre mercado” por un control público y social de la economía, así como la intervención de los trabajadores en la organización del trabajo y en el control del excedente económico;
  • por una igualdad real de las mujeres;
  • por una reforma del Estado, defendiendo las libertades democráticas y propugnando una reforma constitucional hacia una República Federal Solidaria;
  • con un programa político de movilización y de trabajo institucional por una alternativa europea, ante la crisis económica y por un proceso de paz en Euskadi derogando la Ley de Partidos.

Finalmente, en el apartado VI se desarrolla la propuesta de construcción de un proyecto alternativo en dos fases, asegurando la renovación en los órganos de dirección, impulsando una democracia participativa de base asamblearia y realizando desde la Asamblea Federal una convocatoria abierta para la segunda fase, recogiendo las propuestas formuladas por Julio Anguita.

Por otra parte, junto a este documento, presentado con el apoyo de casi un centenar de miembros del Consejo Político Federal de IU, en este Consejo se presentaron también otros dos documentos con un apoyo inicial más reducido. Aun así, los defensores de estos dos documentos unieron sus votos para impedir que se votaron los documentos, de forma que los tres se trasladarán a las organizaciones de IU para su debate, y habría que estudiarlos también para preparar el debate en el seno de IU.

Hay que subrayar que los tres documentos políticos coinciden en defender, de una u otra manera, una izquierda alternativa y una posición anticapitalista y por el socialismo, el republicanisme, el federalismo, el derecho de autodeterminación y el pluralismo y la democracia participativa en IU, así como una convocatoria o proceso constituyente para un nuevo proceso de convergencia política y social de la izquierda. Por lo tanto, y si nos atenemos a la letra de los documentos, los defensores de unos y otros podremos trabajar conjuntamente en este proceso dentro de Izquierda Unida, debatiendo libremente las diferencias que tenemos. Este debate consideramos  que se debería hacer en base al primer documento, susceptible naturalmente de mejora y enriquecimiento a través de la presentación de enmiendas parciales.

El documento presentado por Gaspar Llamazares y otros, con el título de “Por un proceso constituyente para una Izquierda Unida Abierta“, se puede encontrar en  http://www.iuabierta.se/documentos/documento_10_jun08.pdf .

Este documento tiene como principal lastre su incapacidad de realizar un análisis autocrítico de la práctica de la dirección de IU que ha llevado al último desastre electoral, cosa que quita crebilidad a la propuesta. Se busca la explicación de este desastre por una parte en el bipartidismo y el sistema electoral y por otra parte en los conflictos internos, haciendo una confusa referencia a “otros más sujetos a controversia como los aciertos o desaciertos en nuestra acción política” (pág.19: no se entiende cómo los aciertos podrían explicar los malos resultados, pero los autores parecen incapaces de reconocer sin subterfugios sus desaciertos).

Y para ir más allá del análisis anterior (según sus autores, “ir a la raíz de las cosas” para “Ser radical“) habla de… falta de “modernización” e insuficiente “esfuerzo de adaptación a las nuevas circunstancias” (pág.22), discurso que parece difícilmente compatible con la voluntad de ser una “izquierda alternativa“: no parecen tener demasiado clara la alternativa entre cambiar la sociedad o ser cambiados por ella, y la diferencia entre conocer la realidad para transformarla o “adaptarse” a ella. En este marco, su referente electoral sería “joven, urbano, con formación media/alta y transversal en términos sociales y culturales“, con un discurso que parece eludir conscientemente el análisis de clase y no simplemente “complementarlo” con otros enfoques. Podemos preguntarnos cómo encajan esto con la perspectiva socialista, pero hay que señalar que formulan también una confusa definición de “socialismo”: “la cooperación y la aplicación de la ciencia a las necesidades humanas que llamamos socialismo” (pág.9), definición que englobaría también al capitalismo cuando menos en su fase ascendente, como describen Marx y Engels en el “Manifiesto Comunista” (aun cuando, claro es, el capitalismo supedita la cooperación y la aplicación de la ciencia a las necesidades humanas a la capacidad de compra y a los beneficios del capital…).

Ahora bien, si bien este documento recoge una pluralidad de sensibilidades menor que la del documento mayoritario, tiene una menor coherencia que éste. En su redacción parece haber participado gente de una organización denominada POR, y es fácil identificar las partes que ha redactado. Así, cuando habla del Foro Social Mundial (pág.16) da la visión distorsionada de que fuera una creación marxista despreciando su pluralidad de origen (incluso menciona como marxista a ATTAC , quien ni siquiera es anticapitalista, sino únicamente anti-neoliberalismo). Y en el Estado Español, ¿quien representaría según los redactores la correspondiente corriente marxista? ¿Quizás el PCE? ¿Acaso antiguos dirigentes de la LCR? Claro que no (¡vade retro!). Entonces, ¿quién? ¡Sí, lo habéis adivinado! ¡El POR! (“La corriente marxista que representa en el estado español el POR se sumó desde el comienzo a este esfuerzo“).

Pero hay que decir que tienen una habilidad especial para poner ejemplos que contradicen sus respectivas tesis. Así, los que piensan en una denominada “izquierda plural” que supuestamente incluiría al PSOE escriben: “Ese debate estratégico tiene que aprender de las lecciones de la participación del PCF en el gobierno de la izquierda plural en Francia y del apoyo de Refundazione al Gobierno Prodi“. De hecho, las lecciones que habrá que aprender es que el PCF tuvo una fuerte bajada a raíz de esta participación, y Refundazione se ha convertido en extraparlamentària a raíz de este apoyo.

Y en otra sintonía, tras una imprudente aseveración de que el estado palestino “debe permitir avanzar a largo plazo en la constitución de un estado laico, democrático y plurinacional en el territorio histórico de Palestina” (pág.13), cosa que en todo caso habrán de decidir los palestinos, y afirmar que “La necesidad de la unidad de acción contra el imperialismo no puede implicar concesiones programáticas ni organizativas de la izquierda socialista” (pág.14), con una firmeza programática que hubiera sido mejor aplicada en el ámbito del Estado Español, pone como ejemplos “la experiencia del Partido Comunista Libanés en relación a Hizbollah , de la izquierda palestina en relación a Hammás” en contextos dónde la hegemonía islamista es notoria.

También es singular el discurso sobre la Constitución Europea, cuando se dice “Apoyamos decididamente la campaña por el NO, volcando en este sentido favorablemente las posicionas dentro de IU” (pág.18). ¿Volcando quién? Parecen haberse olvidado que se trata de un documento que supuestamente aspira a ser aprobado por una Asamblea de IU. Pero no parece creible que el sujeto de la frase sean tampoco los firmantes del documento que mostraron en su día notorias reticencias para pronunciarse en contra de la Constitución Europea, haciendo que fuéramos a las Elecciones Europeas con un perfil difuminado. Supongo que se refieren también al POR, pero deberán tener más memoria y recordar que el PCE y Espacio Alternativo ya se habían pronunciado en contra cuando los co-firmantes con ellos de este documento mantenían sus reticencias.

Señalamos por otra parte que aunque hablan también de democracia participativa, ésta parecen entenderla de forma no presencial-asamblearia, a través de “primarias” y “referendos” (pág.29). Y que con respecto al derecho de autodeterminación, excepto el caso saharaui (pág.18), utilizan el eufemismo del “derecho a decidir” (pág.31).

Por lo demás, como los personajes de Pirandello en busca de autor, los redactores de este documento están buscando la identidad de IU, que a diferencia del documento mayoritario no identifican con su programa: “pensamos que IU arrastra un problema de identidad, esto es, de poder ser explicado en términos de lo que Izquierda Unida es, no de lo que propone o representa” (pág.21). Puede ser por esto que dedican poco espacio al programa (apenas de la página 33 a la 35), se olvidan de temas como la República y hablan de una respuesta democrática al terrorismo pero olvidan pedir la derogación de la Ley de Partidos. Aun así, parecen haber renunciado a anteriores propósitos de adelantar en una identidad excluyente, como la que nos hizo tragarse la denominación de “Izquierda Verde” para el extinto Grupo Parlamentario, y afirman que “Los debatas planteados en torno al peso específico de nuestras diferentes señas de identidad no suelen llevar a ningún sitio razonable” (pág.23). Se diría que han visto las orejas al lobo, o que se aplican el cuento de “Si los curas y frailes supieran (…)”. En todo caso, nos debemos felicitar de este reconocimiento formal de la necesidad del pluralismo de IU, aunque lamentemos las malas prácticas al respecto por parte de algunos firmantes del documento. En particular, no se entiende cómo se puede llamar por una “Izquierda Unida Abierta” desde una práctica de exclusiones generalizadas como la que se ha hecho en Asturias y otros lugares.

Por su parte, el documento presentado por la denominada “Nacional II” (denominación asumida incluso por sus autores), con el título de “Creemos en el futuro de Izquierda Unida“, se puede encontrar en http://izquierdalternativa.blogspot.como/2008/05/nueva-versin-del-manifiesto-creemos-en.html .

Este documento es más un manifiesto que un documento completo para el debate en la Asamblea. Aun así, es más coherente y está más trabajado que el segundo documento (no por nada el que se presentó al Consejo Político Federal era la sexta versión).

Este manifiesto-documento tiene mayores coincidencias con el documento mayoritario. En particular:

  • Contiene un análisis de clase y explicita la voluntad de representar a los trabajadores y trabajadoras.
  • Defiende basar en el programa las decisiones y alianzas.
  • Propugna explícitamente una reforma constitucional con un horizonte republicano.
  • Defiende explícitamente el derecho de autodeterminación como una base de nuestra propuesta federal.
  • Defiende una democracia participativa fundamentada en las Asambleas de base.

Por otra parte, coincide con el segundo documento (pág.33) al propugnar una “estrategia de convergencia social con la Europa de los 15” que puede tener una lectura insolidaria (en el documento mayoritario propugnamos por el contrario una “Estrategia Europea para la Solidaridad y el Desarrollo sostenible” de carácter global).

Con respecto a la autocrítica, llega hasta afirmar que “Se ha enfocado la legislatura pensando, de forma excesiva, en las posibilidades de acción y comunicación del Grupo Parlamentario, olvidando en demasiadas ocasionas que sin movilización y con desconexión orgánica con el conjunto de IU la tarea de influir no podía convertirse en determinar“. Pero no llega a reconocer las actuaciones de subordinación y renuncia programática, como las que se produjeron con la LOE, la Ley de Defensa, el Canon Digital o los Presupuestos. Posiblemente justifica esta ausencia en una negativa a “analizar las causas de nuestra derrota en clave de ajuste de cuentas“. Pero no se trata de ajuste de cuentas (en IU cabe todo el mundo, y también en su dirección de acuerdo con el sistema proporcional que utilizamos, y en todo caso la necesaria renovación habrá de afectar a todas las posibles candidaturas), sino de que no se puede asentar la refundación de IU en la desmemòria.

En todo caso, a la vista de su texto parece posible una confluencia con los autores de este tercer documento en el marco del documento mayoritario, como la que ya estuvo a punto de producirse antes del Consejo Político Federal. Y se puede continuar trabajando en este sentido a través de enmiendas transaccionales que respeten las líneas básicas del documento mayoritario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: